Wellness laboral, Europa se centra en la salud laboral

«La mayoría de las acciones de Wellness que se realizan actualmente en las empresas se centran en mejorar las condiciones de trabajo de los empleados, pero eso no es más que un parche. Para que este tipo de planes de salud funcionen se necesita un cambio de mentalidad, no sirve de nada implantar medidas si no existe el compromiso real de llevarlas a cabo.

Estrés produce acidez en el organismo, principal causa de enfermedades

Con respecto al factor emocional, podemos decir que está demostrado que estar sometido a altos niveles de estrés, disminuye el pH de nuestro cuerpo, es decir, produce acidez en el organismo. Así mismo, tener un estado mental cargado de rencores, ira, sentimientos de culpa, ansiedad, temores y todo lo que tenga que ver con no tener un buen equilibrio emocional se sabe que, también influye en nuestro pH y por tanto en nuestra salud en general.

Cultivar la felicidad o que tipo feliz eres, hedonico o eudaimónica?

Ni todos los que tienen todo lo que desea, se sienten felices, ni todos los que tienen carencias son infelices. Entonces, ¿A que le llamamos felicidad? Felicidad se confunde a menudo con la alegría de un momento, pues en los últimos años, se ha venido afirmando que se trata de estados puntuales y pasajeros. Pero la felicidad, se podría definir como una forma de vida.

Maternidad holística

Hablamos de maternidad holística, cuando se comprende que el cambio que experimenta la mujer no es sólo físico; parto y embarazo son algo más que acontecimientos puramente físicos. Se debe dar más importancia a lo que la mujer está sintiendo, y cómo le afecta, una consideración cuerpo, mente, emociones y espíritu en todo el proceso.

Sufres el síndrome del Burnout?

Se estima que al menos 43 millones de trabajadores europeos padecen burnout. Entre los más afectados se encuentran psicoterapeutas, médicos, enfermeros y personal de rescate, que sufren lo que se conoce como "desgaste por empatía", especialmente si trabajan con niños.Más allá de estos, debemos destacar que podemos encontrar este síndrome también, entre los “cuidadores de personas enfermas”, Personas que dan soporte a algún individuo dentro del círculo familiar, trabajadores...
« Zurück

Nutrición y Deporte

La obesidad es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, el infarto, las enfermedades respiratorias, la artritis y algunos tipos de cáncer. Además, se ha atribuido a la epidemia de obesidad que invade Europa el incremento del número de personas afectadas de diabetes tipo 2. En la población adulta española (25-60 años) la prevalencia de obesidad es del 14,5% mientras que el sobrepeso asciende al 38,5%. Esto es, uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable. La obesidad es más frecuente en mujeres (17,5%) que en varones (13,2%).

La mayoría de los casos de obesidad y sobrepeso son el resultado de un balance positivo de energía, es decir de una mayor ingesta calórica con respecto al gasto diario. En las últimas décadas está aumentando el índice de obesidad como consecuencia de una disminución del gasto calórico no compensada con la reducción equivalente de la ingesta alimentos. Por tanto nuestros objetivos van encaminados a marcar unas pautas dietéticas y de actividad física que permitan reducir y mantener el peso, sabiendo que el verdadero éxito pasa por el cambio de los hábitos alimentarios y de vida cuanto antes.

La mejor manera de perder y controlar el peso es combinar la dieta y el ejercicio, de esta forma se pierde más grasa, se mantiene la masa muscular y se evita volver a ganar peso al volver a la dieta habitual.

Para poder garantizar una correcta alimentación lo primero que hay que conocer es cuánta energía y nutrientes necesita nuestro cuerpo y dónde los podemos encontrar.

Para que los procesos del cuerpo humano se produzcan se necesita un intercambio de energía. Nuestra energía va a proceder de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas de los alimentos que ingerimos.

Cuando ingerimos alimentos, no sólo saciamos nuestro apetito y disfrutamos con ello, sino que estamos aportando a nuestro organismo los nutrientes que necesita para la vida.

Los expertos en nutrición recomiendan realizar como mínimo, cinco comidas al día, con lo que mantenemos la glucosa en sangre y no llegamos a la siguiente ingesta hambrientos, lo que nos permite comer menos y más despacio. Por lo tanto, lo ideal sería seguir la siguiente distribución: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Aportando en cada ingesta alimentos pertenecientes a los distintos grupos de alimentos.

La mejor manera de alcanzar un estado nutricional adecuado es incorporar una amplia variedad de alimentos a nuestra dieta ya que no existe un alimento que contenga todos los nutrientes esenciales para nuestro organismo.  Así cada alimento contribuye a nuestra nutrición de una manera especial y cada nutriente tiene funciones específicas en nuestro cuerpo. Con frecuencia los consumimos más calorías de las que gastamos, dando lugar a un almacenamiento de esta en forma de grasa, que el organismo va a reservar para periodos de ayuno o situaciones de mayor gasto. Cuando disminuimos la ingesta o aumentamos la actividad física, el cuerpo echa mano de estas reservas.

Además de la dieta y de aumentar la actividad física, es vital la reposición de agua y electrolitos, que se pierden a través del sudor, así como minerales y vitaminas consumidos durante el ejercicio y que son imprescindibles tanto para la función muscular y conducción nerviosa, como para el metabolismo y  aporte de energía. Para este fin contamos con la amplia variedad de aguas mineromedicinales del balneario ricas en minerales que junto con una dieta variada, autóctona, elaborada siguiendo la pirámide de  la alimentación saludable y de la dieta mediterránea, con productos de todos los grupos de alimentos, rica en frutas, verduras y hortalizas, aceite de oliva y grasas tipo omega 3. A la Dieta Mediterránea "tradicional" se le atribuyen beneficios científicamente probados que se han relacionado con la mejora del perfil lipídico. Es una alimentación rica en fibras y antioxidantes. Estos efectos biológicos, y muchos más, permiten considerarla como una excelente propuesta para la prevención de la enfermedad coronaria.

Pilar Rodríguez Espinosa es licenciada en Medicina – Universidad de Granada, Médico Especialista en Hidrología Médica y Médico-Consultor del Balneario de Lanjarón


Tu Corazón

El Locomotor

Tu Piel

Tu Corazón

Curiosidades

Tu mente

Neurologico

Respira bien

Quitar toxinas

Tu Imagen

Musculos

Riñones

Novedades

Circulatorio

Tus Hormonas

Tu Digestión